lunes, 6 de mayo de 2013

Los campeones nacen o se hacen?




Hoy leí un artículo muy interesante sobre un trabajo multidisciplinario que esta realizando el Prof. J. Timmons y su equipo de fisiólogos, genetistas y endocrinólogos en Gran Bretaña. Ellos están estudiando como los genes de cada persona influyen en las respuestas al entrenamiento.

No hay que tener gran capacidad de observación para darse cuenta de que los entrenamientos deben ser personalizados…que el entrenamiento que a mi me resulta en ganancias de fuerza, resistencia y velocidad, tal vez a otra persona no le sirva e incluso le perjudique y empeore sus marcas…hasta ahora solíamos decir que esto se debía a diferencias a la hora de adaptarse al entrenamiento… según como te alimentaras, cuanto descanso tuvieras, que tanto estrés haya en tu vida iba a ser tu potencial para adaptarte y mejorar o de seguir estancado.

Pero sabiendo biología y pensándolo un poco, no es muy loco pensar que, en las respuestas al entrenamiento (así como en las respuestas al medio ambiente) también influyen los genes

En ese trabajo que me refería al principio se descubrieron 30 genes implicados en la respuesta al entrenamiento aeróbico de resistencia…pero si comparamos a gemelos idénticos que entrenan juntos, vemos que sus respuestas al entrenamiento no son idénticas , así que la importancia del medio ambiente en las adaptaciones al entrenamiento no deben ser dejadas de lado tampoco.

Y si nos referimos a la hora de rendir en una competencia, además del entrenamiento y la genética también necesitamos “la cabeza”... esa motivación y capacidad de aguantar el sufrimiento puede ser la diferencia de rendimiento entre 2 personas con igual capacidad física.

El deportista de alto rendimiento siempre esta buscando formas de potenciar su rendimiento mas allá de lo que puede lograr solo con su entrenamiento…utiliza tecnologia para monitorear variables fisicas durante las sesiones (pulsómetros, medidores de lactato, gps, etc)…y utiliza conocimiento académico derivado de las ciencias biológicas para maximizar las respuestas fisiológicas que puede lograr entrenando (por ej: conocer metabolismo del glucogeno para saber cuanto tiempo duran las reservas, cuando corresponde reponerlo y para que sirve reponerlo…“corredor inteligente/nerd, corre con ventaja”) esos conocimientos le permiten un hilado fino a la hora de entrenar y recuperarse y luego rendir mas.

Por ejemplo, el rendimiento en maratonistas tuvo un despegue importantísimo desde que en la década de 1960 se vió que el agotamiento del glucógeno era la causa del “muro” y se empezaron a consumir carbohidratos  durante la carrera. 
Años después se estableció claramente la relación entre nutrición e hidratación a la hora de rendir: mantener buenas reservas de glucogeno y controlar la temperatura corporal son claves para sostener el ejercicio de alta intensidad durante tiempo prolongado.
Y ahora tenemos nueva información sobre los determinantes del rendimiento humano. Los genes. 

Los nuevos estudios han descubierto que la respuesta al entrenamiento aeróbico esta determinada en nuestros genes
Para explicarlo de forma simple: Al llegar a a la adolescencia toda persona tiene una “base” de capacidad aeróbica sin haber entrenado nunca en su vida….así como cierta de capacidad de mejorar esta base, al aplicar estímulos de entrenamiento adecuados. Parece que el 20% de los humanos NO son capaces de elevar su capacidad aeróbica mas allá de esa “base”, por mas que se entrene de forma adecuada (..seguro conoces a alguien que corre hace 15 años y no ha mejorado sus marcas en nada)…estas personas fueron denominadas por Timmons como “respondedores bajos” en el sentido que no muestran cambios significativos en su estado físico pese al correcto entrenamiento... o a lo mejor muestran una mejora al principio (si estaban muuuy desacondicionados, pero enseguida se estancan y nunca logran un nivel sobresaliente). 
El resto del 80% de los humanos verá mejoras en su estado físico si entrena… se estima que es posible mejorar hasta un 20% el VO2 máx. si se entrena de forma adecuada cuando se parte de un estado físico bastante malo, (obviamente las ganancias serán menores si partimos de una buena base aeróbica)
Estudiando si una persona es portadora de esos 30 genes es posible predecir si tiene capacidad de responder al entrenamiento aeróbico.

 Hay que destacar que también se pueden lograr mejoras del rendimiento a través de mejoras en la fuerza muscular por ejemplo y que no solo lo aeróbico es determinante del éxito, así que estar en la categoría de “respondedor” no garantiza que ud vaya a ser un campeón… como todo en la vida…solo dice que Ud nació con los genes adecuados….después verá que hace ud con esos genes…. 

Además debemos tener en cuenta que: si bien tener una gran capacidad aeróbica es la base para dominar en los eventos de resistencia, solo el hecho de tener un vo2 máx. elevado no garantiza el éxito deportivo….Todo el mundo sabe que el vo2max no predice rendimiento y que alguien con un vo2max de 60 le puede ganar en ciertas condiciones a alguien con un vo2max de 85… 

Utilidad del estudio? serviría para descartar a jóvenes promesas que ganan eventos a nivel juvenil dado su alto nivel “basal” pero que ya están en su pico de rendimiento  y que no mejorarán mas allá de ese nivel basal… y por tanto no tienen futuro en competencias de categorías mayores…suena cruel decirlo así…pero mas cruel es ilusionar al chico con promesas de gloria y oro olímpico y que luego se frustre al ver que deja de progresar en sus entrenamientos si es un “no respondedor”…no le estamos cortando la carrera deportiva, la estamos orientando hacia lo que es mejor para él

 Claro que en nuestro medio estamos muy lejos de poder aplicar este tipo de conocimientos entre nuestros deportistas….el estudio genético cuesta £190 disponible en xrgenomics.com.
  
 Mirá la hora que és!!! Me voy a correr!!!