miércoles, 3 de julio de 2013

Nota bizarra sobre motivacion



“La excelencia no es un acto, sino un hábito”. Aristóteles.

La excelencia (en el ámbito que sea) es visto como el objetivo mas ambicioso al que uno puede aspirar, objetivo que solo puede ser alcanzado por unos pocos elegidos o “afortunados”… pero pensando en la frase del encabezado nos damos cuenta que, al final del todo parece que el secreto para lograr la excelencia es decepcionantemente simple:

Tener un hábito.

Todo el mundo tiene hábitos, no es nada difícil acostumbrarse a una rutina y repetirla sistemáticamente…, desde niños nos enseñan a funcionar en base a hábitos; al levantarte vas al baño, luego te preparas un desayuno, te vas al trabajo, a mediodía hay que comer, a la tarde se toma mate, los domingos se duerme hasta las 10 y se almuerza con la familia…son hábitos…

Son simples, nos faltaría algo sin ellos.. no seríamos nosotros sin ellos

Pero no son esos hábitos, (los mas simples) los que no nos llevan a la excelencia, son los hábitos mas raros, los menos convencionales, los que nos provocan dificultad para cumplir con los otros hábitos, los que nos van a llevar a la excelencia.

El niño que hace siempre los deberes al salir de la escuela tiene un hábito….ese niño tal vez va a tener mejores notas…pero hacer siempre los deberes implica que a veces no pueda salir a jugar a la vereda… eso es un conflicto, consigo mismo y con los demás… se priva de jugar y se gana los reclamos de los otros niños acerca de su ausencia.

Y esto hablando de niños de 8 años…Si hablamos de adultos la cosa se pone mas compleja…. El precio de buscar la excelencia no siempre es aceptable por las personas que nos rodean.

Si definimos de excelencia como: “un estado lo mas cercano posible a la perfección”, en el área que sea; podemos aproximarnos mas a la receta de cómo lograrlo siguiendo una frase de lo mas simple: “Un acto repetido un millón de veces, algún día llegará a ser perfecto”

Una vez que aprendes a hacerlo, no hay nada mas simple que repetir un acto…hasta que se te hace automático y ya no lo piensas, simplemente lo haces. 

Y hasta los ratones de laboratorio son capaces de repetir algo si se lo enseñas.

Son las personas las que se ponen con cuestiones raras.. y se empieza a preguntar: para que hago esto? quien me manda hacer esto? hoy no tengo ganas de hacer esto, estoy cansado de hacer esto, estoy aburrido de hacer esto....preferiría estar haciendo otra cosa…así, somos nosotros mismos los que nos ponemos barreras.

Al final el ratón que repite sin cuestionarse tiene más chances de lograr la excelencia que el humano que se cuestiona demasiado… 

La clave para adquirir un hábito se disfraza de palabras elegantes como: disciplina, perseverancia, esfuerzo o constancia

Pero vamos a los hechos...un ratón de laboratorio no tiene disciplina y aun así es capaz de apretar el botón rojo 50 veces al día si sabe que en algún momento va a obtener el pedazo de queso.

El ratón sabe que si aprieta el botón, en algún momento va a llegar la recompensa…no se cuestiona porque tiene que apretar el botón para obtenerla, no se cuestiona a quien se le ocurrió la idea del botón rojo…solo entiende que hay que apretarlo y en algún momento tendrá el queso que desea, no se pregunta cuantas veces mas tendrá que apretarlo, no pone excusas como cansancio o aburrimiento….no pone otros compromisos delante...él sigue, hasta que su recompensa llega

La receta parece ser simple…ir y repetir. Saber lo que se requiere para lograrlo y hacerlo, sin cuestionarse nada, sin ponerse excusas, repetirlo hasta que salga.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Comentarios aparte: 

La nota no dice que tenemos que ser automatas que repiten lo que se nos indica sin cuestionar... vamo arriba, ese razonamiento no es normal. 

La nota refiere a ese momento de duda...cuando estamos cansados y nos cuestionamos si realmente vale la pena tanto esfuerzo, o si estamos haciendo las cosas bien y porque no vemos resultados... 

Lo que se trata de transmitir es que si estas haciendo las cosas bien, si los esfuerzos y sacrificios estan bien encaminados, los resultados siempre llegan, tarde o temprano llegan y está en nosotros perseverar en nuestros intentos o dejar todo por el camino
 

Psico-Doc

 (aclaroporlasdudas)