viernes, 12 de diciembre de 2014

CRONICA DE LA 10K SAN FELIPE Y SANTIAGO


A pedido del publico!!! Una nota con un tono mas personal

“Crónica de una muerte anunciada” (para quienes me conocen)


Descripción del evento:

- Sábado 6 de enero 2014 (Sábado = 6 horas en la cancha para mi)

- Hora de largada 20hr (genial!.. los partidos son de 10 a 17, me da para cruzar por casa y almorzar algo a eso de las 18)

- Ultima 10k de calle del campeonato (segunda 10k de calle del año para mí)

- Presencia de los mejores fondistas del país y algunos argentinos, importantes premios en efectivo 

- Temperatura prevista 32°C (fun for me,… la única ventaja genética que tengo para correr es una amplia superficie corporal por unidad de masa... y eso viene genial para disipar el calor)

- Viento SE 7km/hr (ligero, pero a favor, perfecto!!)

La previa

La semana previa fue rara respecto a entrenamientos, lunes martes y miércoles con malas sensaciones y piernas “cargadas”, sin conseguir los ritmos de la semana anterior. Mas unos mareos raros durante el trote al final de los entrenamientos… suena a excusas varias, pero yo no las veo así, había fatiga residual acumulada durante los últimos 15 días y el cuerpo pedía un afloje.

El jueves dormí casi 8 horas antes de levantarme, y ese día no corrí ni el ómnibus, hice las 4 comidas y procuré que todo estrés mental, social y laboral me resbalara lo más posible….la idea era descansar!

Mis viernes son una locura así que no podía confiar en un descanso adecuado ese día. 
Luego de una mañana movida entre futbol y clases, sacrifiqué el almuerzo para hacer un trote de 20 minutos progresivo, un poco de estiramiento. Un pique a la reunión de las 14hr y vuelta al ruedo. 
Las piernas estaban bien, ágiles y ya no quemaban los cuádriceps…. un éxito el descansito…ahora solo quedaba esperar 30 horas más y salir correr con todo!

El sábado


Pero antes: … obligaciones….el sábado a las 9 am salí para la cancha, medias de compresión, protector solar, gorro y una botella de agua son el kit de supervivencia básico para 3 partidos al hilo, de pie y en verano.

Volví a casa sobre las 17:30, con el tiempo justo para una ducha helada y un almuerzo apurado (en la cancha no se permite comer ni tomar mate).... a la mier… ¿quién se comió los fideos que dejé ayer?...bueno ta… no voy a cocinar ahora… salen tostadas con queso!!! 

19:28 llego al sitio de largada: quedamos de encontrarnos 19:30 en el mojón 19 para sacar una foto con los compañeros de Vo2 y allí estaban muchos de ellos.


Luego un trote de calentamiento en solitario (no me pongo muy social antes de correr, dejamos las charlas para el afloje mejor), la clásica fila para el baño (todos los matorrales de la playa estaban ocupados) y un pique al corralito de largada que ya contó como el primer progresivo….saludo a varios corredores conocidos, hago algo de técnica y progresivos, y pido agua para sacarme esa sensación de boca seca pre-largada (si, ya se que no es sed, que son nervios, pero igual!!) y cuando quiero ver ya estamos todos apretados y esperando la cuenta regresiva.

Hay una rutina pre-competitva que siempre tuve (y hace poco me entere que se llama así) y es simplemente tomarme unos segundos de autismo social cuando falta cerca de un minuto y medio para largar. En ese momento se terminan los chistes y las charlas, en general miro al piso y dedico unos segundos para tomar conciencia de lo que voy a hacer, para repasar el esfuerzo que me llevó estar ahí parada y recordar que correr es un privilegio que no debo dar por sentado jamás.
Cuando suena el disparo de la salida de capacidades diferentes, por quinta vez en este año, me prometo dar lo mejor que tenga durante el recorrido…la consigna es que al terminar no debo pensar que por algún instante di menos que mi 100%.

3…2….1
Algunos esperables empujones…y … salimos!!

Imagínate el ruidito de los garmines prendiéndose…tilín… cliiin… pliiin…. tu respiración ya agitada….la sirena que se aleja a la cabeza de la carrera…el ruido de los pasos de la gente alrededor … y los gritos del público a los costados

(empezaba la fiesta)

Enseguida salté al otro lado de la calle para tomar la curva lo más cerrada posible, (no hay necesidad de correr 10,2 km en una carrera que mide 10k).

Llegando al primer km me alcanza el coyote con quien habíamos planeado correr juntos y ayudarnos a sacar una buena marca. Miro el garmin 3:55… “este es el ritmo”… miro hacia adelante “estamos en el palco VIP!!, … esto va a ser entretenido…” (chiste interno).

Coimbra sin más dolor que el esperado…. un bienvenido el puesto de hidratación apenas llegamos al  llano …. y el ritmo de carrera no tengo idea cual era (el garmin se mira en el primer km para ajustar el ritmo , y en casa luego de la carrera, para analizar y evaluar los resultados ..en la carrera no hay que pensar en eso….en carrera se corre!!)

Teníamos el atardecer frente a nosotros:, (lástima no le dimos ni bola), los lentes de sol y la visera no se usan “porque quedan lindos”, fueron de mucha ayuda durante todo el recorrido.

El coyote que empezó a sufrir de calor ya en el km 4-5, pese a estar en mejor forma física que yo, corre con desventaja; entrena de tardecita, mide 10cm mas y va con musculosa…corriendo a su mejor ritmo de 10k un día de 32°C a la sombra…. era predecible el sufrimiento.

En el repecho de malvín quedé sola, el pequeño pelotón con varones que se había armado en la largada ya se había disuelto, algunos se fueron más rápido y otros bajaron el ritmo. 

Llegué a comercio pensando en que ya no faltaba nada, es genial como las 10k se me pasan volando después de haber hecho las maratones, si bien me quejo porque son muy fuertes y las piernas no dan a basto, cuando empiezan a doler ya estás en la cuenta regresiva de kms…y definitivamente me ahogo menos que hace un año en la distancia.

Otro puesto de hidratación en el oceanográfico: un sorbo va al estómago y el resto a la cabeza ya habrá tiempo de re-hidratar dentro de 12 minutos, ahora solo importa mantener el cerebro frío.

Encaré el repecho del liceo malvin con fuerza… recuerdo haber pensado que el año pasado no llegue tan entera a ese repecho…y enseguida la bajadaaaa.

Los cuadriceps si que me quemaron en el repecho de L.A. Herrera apenas un km mas adelante, pero ya estábamos en los descuentos así que encaré la bajada hacia buxareo como quien se tira por un tobogán… bueno mas o menos; analizando el garmin después vi que desde el km 6 venía a 4:10.

Cuando se terminó la bajada fue como tener una roca en cada pié, de golpe todo el cansancio se sintió y la meta parecía lejísimos, ahí saqué todo el arsenal de motivación que tenía….que dale que ya termina, que son solo 4 minutos más, que si achicas ahora después te vas a arrepentir, que los de al lado vienen igual de cansados o peor, que un paso más es un paso menos, etc….

En ese momento de poca concentración en la carrera es que vi a mi entrenador sacando fotos en el cantero y escuche la voz de Patricia alentando…. y ahí fue que caí en la cuenta de que si a un km de la meta estaba mirando para el costado (y reconociendo a la gente), es porque no estaba 100% metida en la carrera… con eso fue suficiente para dejar de mariconear y encarar enserio el ultimo km  (siempre hay resto)

Un breve mareo en la llegada que disimule muy bien (aunque casi no engañé a un enfermero que amagó a acercarse…pero al verme aún de pie desistió)....peor fue el mareo que me dio en casa luego de la ducha ...y ahí si que no había nadie para brindar asistencia...pero bueno, gajes del oficio....patas para arriba y esperar que pase solo.

No me quedé a la premiación, ni a los sorteos (nunca gano nada igual, aunque me perdí de aplaudir a mi amiga que llegó segunda). Pero al otro día tenía que levantarme a las 5 am para ir a punta del este a alentar a mi hermano que corría su primer half ironman y largaban a las 8 am… 

De viernes a domingo no se descansa!!

After party

Muerta de sueño y con las piernas duras sali para el este.
Fui de fotografa y lo acompañé con agua corriendo al lado durante 21km... todo a cambio de una ducha fría y un almuerzo cheto en el Conrad con los triatletas premiados.


A eso de las 19:30 se decide que me toca a mi manejar a Montevideo porque soy “la menos cansada” del grupo....otro atardecer multicolor y ese sí que lo pudimos disfrutar todo el camino

El lunes descanso y el martes regenero. No me esperen para pasadas hasta el jueves – les escribí a los compañeros de vo2…


Es que es así...luego de la fiesta siempre viene la resaca