jueves, 12 de diciembre de 2013

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia





yolanda gutierrez new balance

Yolanda Gutiérrez, perteneciente al New Balance Team, se ha convertido en una de las principales maratonianas españolas en los apenas 6 años que lleva como atleta. Conocemos más sobre ella, incluidas como no podía ser de otra forma sus preferencias en el tema de las zapatillas, en la siguiente entrevista:

Comenzaste a practicar el atletismo con 25 años, pero en apenas 6 años te has labrado un increíble palmarés (Campeona de España Universitaria de 10.000 en 2010 y 2013, Ganadora Maratón de San Sebastián 2012, 10ª en la maratón de Berlín 2013…). ¿Cuales consideras que son las claves de tu meteórica progresión?

No sé si mi progresión puede calificarse de meteórica.
Creo más bien que es fruto de un trabajo constante, mantenido a lo largo de seis años y bajo la sabia dirección, primero y durante cinco años, de Mariano García Verdugo, y ahora de Santiago Saco.
Ellos con sus consejos y buen hacer son parte esencial de los resultados que ahora recojo.

En todo caso, las claves son rodearte de personas que viven el deporte con pasión, que saben lo que tienen entre manos y de cuyos consejos te fías.
Ellos me han enseñado cómo entrenar bien para evitar lesiones, cómo mejorar mi rendimiento, cómo combinar los entrenos de alta competición con el mundo laboral, cómo recuperar… La otra clave está en realizar cada entrenamiento como si fuese una competición. Es decir, intentar que cada sesión sea de la mayor calidad posible.
Y por supuesto y más importante, hacerlo disfrutando de cada entreno. Si el deporte se vive como una carga insoportable, es imposible ser constante en un esfuerzo que casi siempre hacemos en solitario. Creo que mis resultados obedecen en buena parte a que me apasiona correr.

Otro factor importante es mantener un equilibrio entre el deporte y la vida laboral, familiar y social.
Si esta parte esencial de la vida no funciona, probablemente esa insatisfacción se traslada de forma negativa al deporte. Con el tiempo aprendes a buscar ese equilibrio.
Porque el apoyo de la familia y de los amigos es fundamental.

¿Como fueron tus inicios en el running? ¿Cuando te diste cuenta de tu potencial como atleta? ¿Cuándo decidiste dejar de ser una corredora popular más para pasar a entrenar mañana y tarde?
 
Me inicié de casualidad, influenciada por una amiga de la infancia.
Practica muchos deportes de forma amateur, y un buen día me invitó a salir a correr con ella por la playa. Me gustó y la curiosidad me llevó hasta un foro, correrengalicia.org, donde descubrí un grupo en Santiago de Compostela liderado por Joaquín Dosil, un atleta y prestigioso psicólogo deportivo.
Él me enseñó a disfrutar del esfuerzo y de los entrenos de competición.

En ese año una sobrecarga me llevó a frecuentar las pistas de atletismo de Santiago, y allí conocí, también de casualidad, a Mariano García Verdugo.

En ese momento lo ignoraba todo sobre él. Esa ignorancia fue lo que me llevó a introducirme poco a poco en este mundo del atletismo hasta llegar al punto en el que me encuentro ahora. Ambos teníamos claro que lo más apropiado para mí era la larga distancia y comenzamos a preparar el primer maratón, que disputé en el 2011.
Fue el campeonato de España en Sevilla, donde conseguí la medalla de bronce.

Por tanto no hubo un momento concreto en el que decidiese dar el paso a entrenar mañana y tarde.
 Todo ha ido rodado.
 Una cosa fue llevando a la otra casi sin darme cuenta.
 Aunque tal vez fuese mi primer club, el Comesaña Sporting Club de Vigo, el que me introdujo en el mundo del atletismo federado.

Combinas tu profesión como Trabajadora Social con el atletismo de alto nivel además de seguir estudiando. ¿Cómo te organizas para compaginarlo? ¿Nos puedes desgranar un día normal de tu vida?
 
Distribuyo la carga de entrenamientos en dos sesiones, mañana y tarde. Por lo tanto, eso me obliga a levantarme muy temprano para comenzar mi primera sesión a las seis de la mañana.
Es la más corta y suave.
La finalidad es calentar para que la sesión de la tarde sea lo más intensa posible.
Para preparar la maratón de Berlín intenté hacer la carga fuerte en ayunas antes de incorporarme al trabajo para evitar las altas temperaturas que tenemos en Ourense pero me resultó imposible y peligroso.
 Mi lugar de trabajo está lejos de dónde vivo y esto me obliga a desplazarme mucho con el coche y la fatiga se nota al volante.

Mi jornada laboral acaba a las 15.15 y esta es la parte más dura del día.
Es tal ya la fatiga que acumulo que me cuesta regresar a casa. Una vez que llego y siempre que puedo intento dormir una generosa siesta para poder afrontar la segunda y más dura sesión de entrenos ya de noche.
Un inconveniente que tener entrenar fuerte a última hora del día es el trastorno que ocasiona en la descanso. La intensidad del deporte nos excita tanto que resulta difícil conciliar el sueño.
La disciplina y el orden son fundamentales para seguir este ritmo.

Al final de la semana acabo tan agotada que suelo dormir una media de 10-12 horas de viernes a sábado. La carga de entrenos semanal se centra de lunes a viernes por lo que los fines de semana son fundamentales para planificar la semana.
Suelo hacer la compra y cocinar para casi toda la semana y congelar la comida, estudiar y dedicarle tiempo a la familia y a los amigos.

Con la temporada 2012/13 ya finalizada... ¿qué objetivos te marcas de cara a la próxima campaña?
 
Ahora que conseguí el dorsal de élite en Berlín, el gran objetivo será volver. Me gustaría acercarme a las 2 horas 35 minutos, que para mí es el tope máximo teniendo en cuenta mis circunstancias personales y laborales. Bajar de ese tiempo implicaría renunciar a mi trabajo, lo que es inviable ya que del atletismo no se puede vivir. Dejar el trabajo en época de crisis, sobre todo en el sector social, sería condenarme a no retomarlo dado que exige una formación permanente y también una implicación personal intensa.

Antes de Berlín me gustaría correr la maratón de Sevilla.
Tengo muy buen recuerdo de este circuito, que es llano y rápido, apropiado para hacer una buena marca. Correr en casa te permite trabajar bien el tema del avituallamiento personal en carrera, llevar liebre y evitar todo el stres que ocasiona una carrera internacional y tan multitudinaria como la de Berlín.

En Sevilla me gustaría bajar mi registro de las 2.38 pero soy consciente de que las condiciones climatológicas para preparar esta prueba no juegan a mi favor.
En Orense hace demasiado en los meses de invierno para los deportes de resistencia al aire libre.
La elíptica será mi aliada en este camino rumbo a la maratón de febrero.

Nací en las populares, así que espero correr el mayor número posible de ellas y seguir disfrutando de su magnífico ambiente.
Además me permitirán hacer entrenamientos de calidad rodeada de un clima muy positivo.

Pasemos a nuestro terreno, las zapatillas. En tu opinión, ¿qué importancia tiene una correcta elección del calzado? ¿Cuántos pares diferentes puedes utilizar en una semana (rodajes, series, técnica…)?
 
Corremos con los pies, por lo que debíamos prestarle mucha atención y cuidarlos. Una buena elección de tus zapatillas es una de las mejores cosas que podemos hacer.

Las de entrenamiento con amortiguacion neutra en mi caso, son las que más uso en mi día a día y preparando maratón con mayor razón. Por tres motivos:

- La primera razón fundamental es por su gran confort y sobre todo porque me protegen muy bien de los impactos, más si cabe cuando el entrenamiento lo hago sobre el asfalto, que por mi condición de fondista / maratoniana suele tocar muy a menudo.

- Una segunda razón, y está muy fundamental para mi, es que soy una atleta que concilio mis obligaciones laborales con el atletismo. Esto hace que la mayoría de los días al final de la jornada laboral, es rara la vez que no deba comenzar a entrenar sin tener esa sensación de piernas pesadas. Estas zapatillas con amortiguacion "me dan la vida" mis piernas lo agradecen mucho.

- La tercera razón y esto es un poco "personal" pero que tengo apreciado que es una tendencia / manía entre los atletas; es que si logro hacer las series rápidas con unas zapatillas de entrenamiento, eso me da la seguridad de que saldrá la marca que busco con unas más ligeras a la vez que me permite recuperar mejor para seguir metiendo carga al día siguiente. Además este tipo de calzado ha evolucionado tanto que su diferencia de peso cada día se reduce más con respecto a las ligeras, sólo cambian la forma que te lleva a pisar con ellas. Os recomiendo que utilicéis las 1080v3, 880v3, y estar atentos que en breve llega su renovación con las v4, los técnicos de NB hablan maravillas de ellas.

Para competir prefiero apostar por unas zapatillas de "entrenamiento ligeras" que las "voladoras o racer". Hay gente que usa las voladoras para correr maratones. Yo con la experiencia he descubierto que lo que ganaba de velocidad al principio acababa perdiéndolo al final. Mi forma de correr no es tan técnica como la gente de la "élite" ni llevo la misma carga de kilómetros de entrenamientos que ellos. A medida que van pasando los kilómetros la fatiga hace que pise mal y con más fuerza, por lo que hay un mayor impacto que me va dejando las piernas doloridas. Estas malas sensaciones hacen que pise peor e inconscientemente voy bajando el ritmo de carrera. Por eso para competir me he decantado siempre por las 890v3 revlite, (muy pronto las v4 "que vengan ya") guardan la esencia de una racer, confort en el interior del pie, pisada que te hace llegar rápido al suelo pero protegidas con las mismas características de una zapatilla con gran amortiguación pero muy, muy, ligeras (230/240grs).

Las voladoras para medias o maratones están muy bien, pero sólo para los atletas profesionales con ritmos muy rápidos o gente muy menuda que pese muy, muy poco y tenga una biomecánica de carrera muy fácil,... Para esos corredores yo recomiendo de NB tanto las 1400 como la 1600.
Para mi la 1400 más enfocada a 1/2maratón y la 1600 a carreras de 10km para abajo. Yo nunca las pondría para correr 42 kilómetros, prefiero ser más conservadora y asegurarme de llegar a meta.

Lo que no olvido nunca es de untar bien los pies, dedos incluidos, con vaselina pura para evitar que me salga alguna ampolla o rozadura.

Vayamos con tus zapatillas favoritas. ¿Con qué modelo competiste en Berlín (2:38:18)? ¿Y en una carrera más explosiva como en el 10K de la Coruña donde te impusiste hace unos días (34:47)?
 
Las 890 revlite las usé para San Sebastián y Berlín.
Son cómodas, pesan poco tienen la amortiguación suficiente para una larga distancia y son las que mejor agarre tienen en asfalto y sobre terreno mojado van muy bien.

Tomado de BlogZapatillasRunning.net