jueves, 16 de junio de 2016

Volver a correr



Después de 10 meses entrenando sin parar,... tuve que parar..... de nuevo (grrr)
No, no me lesioné. 
Tampoco me desmotivé. 
Fue una mezcla de proyectos, obligaciones y otoño uruguayo que me tuvieron corriendo un promedio de 20-28 km semanales durante todo abril y mayo de 2016.

Parece joda, pero de los 5 años y medio que llevo corriendo, solo 1 año conseguí entrenar sin parar; tal vez sea porque no tengo la costumbre de hacer deporte desde chica y ante las primeras condiciones adversas abandono....o porque pasé 24 inviernos al lado de la estufa antes de descubrir que me gustaba correr... por la razón que sea... resulta que siempre hay un descanso de 1 o 2 meses durante la época mas fría del año 

En 2011 fue una tendinitis de tibial posterior... recién empezaba a correr ...era pronadora, no lo sabía, corria con unos nike neutros y me lesioné.
En 2012 un temita de horario me tuvo todo el invierno entrenando sola ... mi profe iba a las 19 yo improvisaba a las 13... (improvisaba mas días de irme a sestiar que de irme a correr igual) 
En 2013 si que entrené en invierno, ese año mi profe estaba preparando a Bazallo para la maratón a las 9 am y yo me prendía (a mi ritmo) a girar con ella en la "pista alternativa", como llamábamos al cantero frente a la pista oficial.
En mayo de 2014 pisé una piedra, me torcí el tobillo y me lo quebré... pase el invierno bajo techo sin siquiera poder ir a nadar.
En junio de 2015 tuve una oclusión intestinal (no...eso no fue por correr, no digas burradas) y también pase al lado de la estufa hasta agosto, sentadita esperando que cicatrice la mediana que ligué.
Y para no desentonar en 2016 se me entreveraron los horarios de nuevo y encima me pegó mal la tos del otoño uruguayo así que acá estoy: corriendo 1/3 de lo que me gusta.

Pero si algo rescato de estos parones obligados es la realidad de que descansar es muy necesario, de todas las veces que paré (incluso esas 2 veces que paré por lesión) siempre regresé mas fuerte que antes. 
Durante el parón de 2014, la fractura de tobillo: hice entrenamiento cruzado, hacia remo, gimnasio, elíptica, y si bien al retomar me puse en forma bastante rápido, no fue lo mismo que en 2015 cuando hice un reposo deportivo total durante el mes y medio post cirugia ... y cuando retomé en agosto me vi corriendo mas rápido que en abril...tanto que en octubre estaba bajando 20 segundos mi marca en 10 km y para diciembre la había bajado 32 segundos!!

Pero no solo le hace bien al físico tomarse un descanso anual. A nivel de cabeza también se siente: 
Nada como alejarte un tiempo medio largo de lo que mas te gusta para para dejar de verlo como un sacrificio o una paliza para el cuerpo y empezar a verlo como un momento personal, un gusto, hasta un "mimo" que elegimos para nosotros. Para desear retomar yaaaa.

A todos los que piensan que entrenar tiene que ser sacrificado, que implica privarse de cosas y dejar de vivir les digo que es al revés, que uno se siente mas vivo cuando tiene las ganas, el tiempo y la salud para dedicarse a su hobby de la manera que mas le gusta (en mi caso: con todo!)
Para sacrificios, para cumplir horarios, para dormir poco, para pasar hambre, para dejar de ver a la familia, para todo eso están las obligaciones laborales. (para eso están las guardias..cuac..) 
A los que no vivimos de correr no me canso de repetirle: si estas desmotivado, tomate 2 meses de vacaciones y volvé pero al hacerlo no te prives de nada, disfruta esa hora personal, porque nadie te puede garantizar que el mes que viene, la semana que viene, o incluso mañana vas a poder salir a correr como hoy.