miércoles, 14 de mayo de 2014

Crónica de una maratón


“Solo aquellos que se arriesgan a ir mas lejos, pueden descubrir que tan lejos son capaces de llegar”


5 am: suena el despertador.
No tengo sueño,..... pero tampoco me hubiera molestado quedarme en la cama un ratito más.

No hay nervios... y eso es raro en mi... (usualmente pico por las paredes la mañana previa) .... pero supongo que esa falsa tranquilidad es por no saber muy bien lo que me espera, seguro que hay expectativa, y también mucha con cautela.

15 minutos mas tarde me animo a salir de la cama,... hace frío y aun es de noche, pero al fin había llegado el gran día!

Imposible saber si está nublado o despejado mirando el cielo, no importa, ya estaba pronta la ropa que iba a usar: un montoncito al costado de la cama, short, remera, el garmin y la riñonera con los geles.



Desayuno en silencio, procurando no molestar a quienes aún tienen la cordura de dormir hasta tarde los domingos.

Reviso por última vez las cosas: todo listo. Me calzo los Cortana con mucho cuidado, mirando que la media no se arrugue en la planta (nadie quiere una ampolla en el km 12 de la maratón), ajustando bien los plantares para que no de ampollas, y asegurando los cordones con un doble nudo.

6:20 am salgo a la calle, hace frío, sigue oscuro y se respira humedad… en la esquina hay un grupo de adolescentes fumando tomando cerveza… me miran en silencio pero puedo leer sus pensamientos: “hay cada loco”....

La largada es a 2km de mi casa así que voy trotando,... la calle está silenciosa... nunca vi 18 de julio tan vacía.

Por el camino y de casualidad me encuentro con Florencia, ella es profe de educación física y va a acompañar a algunos de sus alumnos en la maratón…. también me acompaña a mí hasta el final de Fernández Crespo, dando charla y evitando que mi cabeza arranque con los nervios de forma anticipada.

Faltando una cuadra para la largada se adelanta y me deja sola... bueno rodeada de 500 corredores en realidad. La explanada del palacio es una fiesta: música, luces, corredores trotando, haciendo progresivos y skipping…faltan 20 minutos para las 7… y para no perder la costumbre me gasto 15 de ellos en la cola para los baños químicos… (nunca está de mas)

6:55 am salgo del baño... hago unos progresivos apurados, algo de skipping y veo que ya están todos en el corralito para largar… un último chequeo a los cordones y faltando 20 segundos para la largada me meto por el costado de la valla, lo mas adelante posible…no podría haber elegido mejor lugar: al lado mío está Laura; una amiga con experiencia con quien habíamos planificado correr juntas....a los otros dos no los veo....espero que estén cerca y se nos unan por el camino.

Siento que alguien me llama desde afuera de la valla… una amiga me dice que le deje el abrigo…justo a tiempo!!...en 5 segundos se larga mi primera maratón.

Comienza la cuenta regresiva…en el corralito se escuchan frases como “suerte gurises”, “arriba”, “a disfrutar”… está por comenzar ... 3…2….1… vamos!!!

La adrenalina y la gente nos llevan rápido los primeros metros... pero sabiendo que cualquier error al principio del recorrido te pasa factura en la segunda mitad.... íbamos pendientes del ritmo con mí amiga, sin bajar de 4:15 el km.

Tomamos Libertador a ritmo cómodo... nos iban adelantando corredores de la 21k. La gente alentaba a los costados, aplausos, nombres, bocinas.... Los inspectores cortando el tránsito en las esquinas… escuchamos bocinazos y palabras nada cariñosas de parte de los conductores que quedaron esperando que cruce el pelotón....
“Te querés matar si estas en uno de esos autos!!” - le dije a mi amiga entre risas… y alguien que estaba cerca imitó la risa de Nelson, el personaje de “Los Simpson”. 
Un ambiente distendido nos rodeaba.

18 de julio nos recibió con viento en contra. 
El cielo empezaba a aclarar, pero aún era de noche.
No había mucho público en esta parte....sino mas bien gente que justo cruzaba por ahí y se encontró con el espectáculo….adolescentes que volvían del baile y hacían comentarios como “corran que alcanzan el 103”…” cuidado que en la esquina están robando”… y el infaltable “ Chicas, las acompaño?” (Seguido por un infructuoso intento de seguirnos el ritmo por 100 metros).

Llegando a la intendencia vemos pasar al Cubano y a Zamora.. y poco después a los hermanos Cuestas que ya iban rumbo a ciudad vieja.

A los poco minutos nos tocó a nosotras dar la vuelta y enfilar hacia el oeste, uno de los momentos mas lindos del recorrido, a nuestra derecha iban cientos de corredores, llenando la calle y nos iban alentando a medida que cruzábamos… no pasaba una cuadra sin escuchar alguien que gritara mi nombre, o el de mi amiga (que es tocaya) así que no sabíamos para quien iba el aliento y el chiste de “¿para cual de las dos?” nos rindió varios kms.

A dos cuadras de la plaza del entrevero una señora nos alentó con la frase “hermanos esto es salud, sigan haciendo lo que hacen..correr es vida!!” … (Encuentro que motivó nuevos chistes)

Tomamos la rambla y para nuestro alivio el viento no era tan terrible, corríamos rumbo al este y el cielo ya estaba anaranjado…poca gente en la vereda…pero aún veníamos con los corredores de la 21k así que había compañía.

Llegando al mojón 3500 de la rambla decidí que ya era hora de empezar a comer así que saqué el primer gel... nos acercábamos a un puesto de agua y ya íbamos casi 7km.

Nos alcanza en Vene, uno de mis compañeros de entrenamiento y se queda con nosotras…de a poco se va armando el pelotón.

Cruzamos las canteras y seguimos por la rambla... al costado del club de golf, escuchamos los comentarios que salen de los parlantes de las canteras, relatando la llegada de la 7k...cada vez hay mas gente al costado del circuito…son las 7:30 de un fresco domingo de mayo…hay que reconocer y agradecer el esfuerzo del público que se acercó a la rambla.

Ya es casi de día cuando cruzamos por el puesto de hidratación de Trouville... allí nos entregan unas botellas con un jugo de naranja súper rico (nota mental: averiguar donde se compran) y yo seguía luchando por terminar el primer gel que había empezado en la rambla y ejido y me venía cayendo pesado.

Aparece mi hermano en bici “tuve que apurarme para alcanzarlas” dijo…ya empezábamos a sospechar que se había quedado durmiendo.....
Veníamos bien, 2-3 seg por km mas rápido que el ritmo objetivo pero a 11 km de la largada, la carrera recién estaba empezando y no queríamos arriesgar nada.

Seguimos por la rambla y bordeamos kibón por abajo (safamos del repecho!!) …el puesto de  “el cantero” nos recibió con una energía brutal; gritos de aliento, música ruido... cruzamos con una sonrisa…"que de mas” fue lo único que pude decir un poco mas adelante…ya íbamos casi 15 km y hasta el momento todo era animo, energía, esperanza... todo un combo positivo de sentimientos

Un poco mas adelante encontramos al resto de los amigos que no acompañarían en bici: Denisse, Silvina y Andrés.

Un viento en contra muy fuerte al cruzar por el museo oceanográfico nos obliga a guardar silencio y concentrarnos en el ritmo por un rato. 
“Pensá que estas haciendo algo que muy pocos pueden” - dijo mi amiga....anticipándose al momento difícil que íbamos a enfrentar.... palabras justas en el momento justo, que alejaron los pensamientos negativos de mi cabeza (te digo...por algo ésta gurisa es la mejor...)

18km y nos acercábamos al punto desconocido… entrenando había hecho 3 fondos de 20km a ritmo de maratón (solo 3!!!...obviamente habia hecho mas fondos largos, pero a ritmos lentos)… yo no sabía que esperar después del km 20 …no sabía si sería capaz de aguantar el ritmo por 22 km más....Mi plan era encarar el km 20 al 30 con cautela y cabeza fría... sabiendo que si llegaba entera al km 30 después “solo quedarían 12km” para terminar, y los enfrentaría con una cuenta regresiva (suena fácil no?)

Al llegar a punta gorda íbamos a buen ritmo, pero completamente solos en la rambla, sin corredores cerca, sin autos y público que alentara….si no fuera por los amigos en bici y los números en la remera hubiera pensado que era un entrenamiento de domingo mañanero y no una carrera… tanto era el silencio que se escuchaban los pasos que dábamos.


Rodeamos Coimbra por abajo y al ver el cartel del km 21 mi amiga dijo “ya pasó la mitad”…Empezaba lo desconocido....”un paso mas es un paso menos” le respondí…
Un poco mas atrás iba el mexicano, mi otro compañero de entrenamiento, que largó muy atrás y aún no nos alcanzaba.....pero nos segúia de cerca (listo para picarnos al final como de costumbre)

Un poco mas adelante le pido a mi hermano el tercer gel del recorrido…un breve momento de pánico porque mi hermano no encontraba el gel...."EL GEL" con cafeína que me había traído para tomar en el km 22-23.... y en su lugar me ofrecía unos inútiles con jarabe de alta fructosa....por suerte apareció y todo siguió marchando según el plan....(nota mental: en la próxima los geles los llevo encima)

Para el km 25 eramos un lindo pelotón de 4 personas moviéndose de forma bastante ágil por la rambla de carrasco…nos seguía un voluntario de la organización en bici, que iba transmitiendo por su walkie talkie nuestra posición y que “vienen muy bien y conversando”

Cruzando el hotel carrasco escuchamos que le decían que en el km 26,5 (donde se gira en U y se comienza el retorno) hay muy pocos corredores, mucho viento y la gente se aclambra y camina...
“gracias por el ánimo” le decíamos entre risas “esto si que nos motiva a seguir!” (Lo lindo de la maratón es que vas exigido pero aun tenes resto para hablar, comentar y disfrutar por el camino)

Giramos en U y comenzamos el retorno corriendo hacia el oeste…por fin tuvimos el viento a favor y empezamos a cruzarnos con la gente que iba hacia el este… fue parecido a 18 de julio…alentábamos a los conocidos, nos alentaban…vimos a la tercera mujer que estaba “peligrosamente cerca” y me sorprendía la alegría y el buen humor que aún reinaba entre los corredores, que ya llevaban 26km recorridos pero disimulaban muy bien la fatiga!

Un éxito el gel!!.... Llegamos al km 32 y aún no había señales del muro!...un breve momento de debilidad sobre el km 28 cuando me pareció que mis compañeros estaban apurando el ritmo, pero miro el garmin y resulta que íbamos a 4:20, el ritmo pautado …pero para el km 29 ya había recuperado la correcta percepción de esfuerzo y todo siguió sobre ruedas.

Km 32,500; tambores en la vereda alegraban a los que cruzaban por allí… un sonido tribal que te guste o no tiene el poder para moverte e imponerte un ritmo…muy buena iniciativa de la organización el ponerlos allí.

Un poco mas adelante el voluntario de la organización que nos seguía en bici le pasó nuestros números de corredor a la persona al otro lado del walkie talkie…para chequear los nombres…por suerte lo hizo porque los tenían mal, y se los corregimos.

Km 33,500 playa malvín…un grande, Anibal!!! otro compañero de entrenamiento, se había instalado ahí con un puesto de hidratación allí, tenía bolsitas caseras de agua y las acercaba a los corredores… como corredor sabe que es el mejor formato para hidratarse…capaz la fatiga te pone un poco bobeta, pero con una simple bolsita de agua y la frase “ahí vienen mis amigos!!!"me dejó tan contenta que tenia ganas de darme vuelta a decirle gracias!!, como no lo hice aprovecho para decirselo por este medio

Km 34…repecho de malvín…casi al final, arriba del todo vemos a una persona vestida de negro parada en la vereda… de lejos no se le veía la cara de póker pero la silueta era inconfundible…el sensei había madrugado para ir a vernos!, cruzamos por al lado a buen ritmo, en tiempo, y aún enteros cuando solo quedaban 8k para la meta…una buena señal para él, y una alegría para nosotros. 
Como íbamos en subida nadie dijo nada, pero al tomar la bajada se comentó “que grande el profe”.

Llegando al oceanográfico nos abandona el voluntario que nos venía acompañando en bici desde el km 23 y es sustituido por otro… sin walkie talkie (tan silencioso que ni sentíamos su presencia)…

A los 4 nos costó el repecho del liceo francés, pero enseguida vino la bajada y el puesto de MR, otra vez con ese ruido y energía contagioso... y tan bienvenido, faltando menos de 6km para terminar la maratón.

Km 38 cruzamos frente al club del cbr y aunque solo faltaban 4km me parecía que faltaba un montonaso. 

A esa altura éramos 3 en el pelotón, uno de los varones se había ido despegando lentamente al sentirse con mas energía y ya nos sacaba cerca de 500 metros de ventaja

Llegando a Trouville se sentía el impacto en las piernas, el rebote de los músculos en cada paso..una fatiga diferente a la que conocía de las carreras de 5 y 10km.... habíamos bajado el ritmo en 10 seg por km…pero solo quedaban 3km de mi primera maratón…íbamos primeras, en el tiempo objetivo y yo solo pensaba “disfrútalo”.... no tenía mucha energía para apretar el paso..y no había necesidad.

Mi amiga me dice “mas rápido que esto no voy”… ella, con mucho mas nivel que yo, y corriendo a un ritmo relativamente mas “cómodo”,  también sentía la fatiga acumulada en el km 39….y esa sensación debe ser igual para todos…vayas a tope o vayas paseando, seas keniata o seas uruguayo…a los 39km…sea que los cruces en 2:50 o en 4:25….ya llevas mas de mil pasos dados y el cuerpo empieza a quejarse…. ni miro el garmin pero le digo,” no precisa, no hay que romper ningún record hoy”....seguimos corriendo en silencio.


Foto: caras de " hace casi tres horas que estoy corriendo sin parar"

Me acorde del consejo de anibal, no tomes gel faltan tres km, te puede caer mal y no lo precisas...tenia el estomago destrozado, ni el agua queria tomar a esa altura.

Km 40: escucho una voz conocida que grita mi nombre, no pude girarme a ver, pero me sorprendió que estuviera ahí…un “no entiendo lo que haces, nunca lo haría…pero igual quiero ir a ver como te va”, gracias por estar.

Km 41: como de costumbre sopla un viento en contra al costado del club de golf… la llegada era inminente…lo estaba logrando, estaba terminando mi primera maratón!!!….algo que hace 6 meses era impensable…algo que hasta hace dos semanas no podía afirmar que sería capaz de hacer, … claro, el viento en contra era bastante fuerte y me impedía ponerme a divagar con este tipo de pensamientos.. yo solo me concentraba en poner un pie adelante del otro.

Faltando 600 metros veo a Ana Laura al costado del circuito… una gran persona que el atletismo me permitió conocer, que me demostró hace poco lo buena gente que es con gestos desinteresados cuando la salud me jugó una mala pasada…una AMIGA con todas las letras..... y la veo con un trofeo en la mano…así supe que había ganado la 7k (corre una cosita si)…. ella me había contado sus experiencias en maratón, y lo importante que es tener una buena experiencia en la primera para poder encarar las próximas con ganas….así que cuando cruzamos por al lado le digo “Esto es una fiesta!!” .. un breve resumen de lo que venía sucediendo hacia 3 horas.

No se ve la cara en la foto, pero ahi estaba...y yo con cara de "vengo totalmente drogada con las endorfinas"


Últimos 300 metros… y ya se ve el arco de llegada… se escucha alguien transmitiendo “que definición” o algo así...¿creerían que veníamos jugando carrera con Laura?…(para mi iba  a resultar mas que obvio que ella me estaba esperando)
Mi hermano que me apura,...  y yo peleo contra el viento con las piernas cansadas y ganas de decirle "vení a correr vos ya que es tan fácil!!"…

Un tubo de gente gritando nos envuelve a menos de 200 metros de la llegada “disfruta esto” me dice Laura… y por un segundo me emociono…(repito, la fatiga te pone un poco bobeta... pero un poco nomas...nada de lágrimas...solo una incapacidad gigante de disimular la alegría del momento) no apuramos el paso...no podiamos mas!!!...no hicimos el famoso “spint final”…

A pocos metros de llegar Laura me tiende la mano y yo se la tomo…y así cruzamos la meta…juntas, felices, muy cansadas!! pero sonriendo.




Había terminado mi primera maratón!
Y el mexicano ... como ya lo habia hecho en cada uno de los entrenamientos desde febrero....tambien nos habia picado en los metros finales!!!

Tres meses entrenando con un objetivo exigente…con un sueño que por momentos parecía complicado, pero al final salió perfecto… con un debut inolvidable al lado de la mejor fondista del país…tremenda historia para contarle a los nietos!!

Y nunca tuve dolor muscular luego de la carrera...a solo 72 hrs ya casi ni se siente la fatiga residual…y eso no es porque tenga una capacidad de recuperación sobrehumana…ni alta tolerancia al dolor…esto es porque mi entrenador es el uno, y me preparó de la mejor manera para enfrentar y superar el desafío sin dejar las piernas en el proceso…

Ahora ya estoy pensando en la proxima... ya le agarré el gustito a esto de caminar sobre la línea de los límites, empujarlos un poco y ver que pasa....porque como dice el encabezado de este post 
" Solo aquellos que se arriesgan a ir mas lejos pueden descubrir que tan lejos son capaces de llegar"





Me voy a trotar :)