sábado, 31 de octubre de 2015

Fracturas por estres

Una lesión típica por sobrecarga/sobreuso en deportistas de resistencia es la fractura por estrés.



Los gestos repetitivos (correr, correr y correr) suponen una carga tanto para los tendones y los músculos como para el esqueleto del atleta.

Cuando la carga mecánica supera a la capacidad de resistencia del tejido, éste se va a romper.
La carga puede ocurrir de forma aguda (como en un traumatismo importante, una caída, un golpe), o puede ocurrir de a poco (micro- impacto repetido a diario, sin dar tiempo a que el tejido se recupere entre sesión y sesión), ésta ultima situación es la que se asocia a las fracturas por estrés.

La única forma de prevenir esta lesión es adecuar la carga de entrenamiento al esqueleto del atleta.
Si el impacto es mayor del que puede soportar tendrá mas riesgo de lesionarse.
¿cuanto impacto es capaz de tolerar mi atleta? esto es individual y depende de la densidad mineral osea de cada persona y de los años que lleve corriendo.

La densidad mineral osea habla de que "tan fuertes" son los huesos de una persona, se estudia con densitometría, la cual debe ser evaluada en el contexto del atleta y por un médico que sepa del deporte que practica el paciente (no se le exigen los mismos valores de densidad mineral osea a una mujer sedentaria de 60 años que una maratonista de 60 años).

Mientras un adulto que corre hace 10 años tal vez sea capaz de tolerar 80 km semanales por la rambla sin problemas, otro adulto que corre hace 5 años tal vez sufrirá estrés oseo con 60 km semanales en terreno blando.
Recuerda que el concepto de "mucho" y de "poco" es individual y va cambiando en el tiempo de vida de cada persona.



Respecto a los años de entrenamiento en el riesgo de fractura, esto es un factor que no se debe olvidar.
Cuando una persona sedentaria decide que hoy sale a correr durante una hora ¿que va a pasar? ... simple: mañana le van a doler los músculos!, porque no estaban adaptados al ejercicio y sufrieron micro lesiones que al otro día duelen. Estas mircro lesiones curan en pocos días y el dolor se va.
En unas semanas habrá fortalecido los músculos y sera capaz de correr una hora sin dolor posterior.

Los músculos son un tejido que se adapta rápido, en pocos días. Los tendones demoran meses en hacerse fuertes y tolerar mas cargas de entrenamiento. Los huesos demoran AÑOS... Los procesos adaptativos son procesos que debemos respetar porque no hay nada que podamos hacer para apurarlos. Si forzamos el tejido mas allá de lo que es capaz de tolerar se rompe.
En el caso de los huesos, cuando la sobrecarga de microtraumatismos diarios supera a la capacidad del hueso de repararse antes de la siguiente sesión, a la larga aparece la fractura por estrés.

Hacer un diagnóstico precoz no es fácil y hay que tener un alto grado de sospecha para ir a buscar la fractura.

Se puede detectar la reacción precoz del hueso a la sobrecarga mediante un estudio llamado centellograma, pero es difícil ver las etapas tempranas de una fractura por estrés en placas comunes, cuando se ven ya llevan varias semanas instaladas (y el paciente varias semanas con dolor también)



Una vez que se detectan signos de estrés por sobrecarga en un hueso, la única forma de revertirlos es sacando el factor causal...o sea... dejando de correr  (el corredor podrá y deberá hacer otras modalidades de ejercicio aeróbico sin impacto por supuesto). Si el paciente sigue cargando al hueso, el tejido eventualmente se romperá.

Tomar suplementos de calcio en personas con una densitometría normal y correcta ingesta de calcio en la dieta no es útil para prevenir la fractura por estrés ni para acelerar su recuperación. No se debe infiltrar las fracturas con corticoides ni con ozono.

Según la localización de la fractura y su severidad será el pronostico. Algunas requieren tratamiento quirúrgico, otras manejo conservador. Algunas requieren descarga completa del miembro afectado, otras se manejan con apoyo parcial, de mas esta decir que sera el deportologo o traumatologo quien le indique esto

La prevención es la clave.

Me voy a corrrer (por el pasto)