domingo, 1 de febrero de 2015

Subestimas la larga distancia?


Traigo esta noticia para poner las cosas en perspectiva. 

Últimamente he tenido la impresión de que cada vez se subestiman más las carreras, tanto las cortas como las largas. 

Ayer me comentaban las cosas que se ven "en la cola" de una maratón, gente que se desmaya, que se acalmbra, deshidratados, que apenas levantan los pies, que abandonan en el km 17...¿eso es ir a disfrutar? 

Tengo un amigo que mañana se va al cruce de los andes, un tipo fuerte y entrenado te imaginarás.... noooo; el tipo empezó a correr hace un año, y no salió a correr desde noviembre hasta la semana pasada por vacaciones.... es de esos que comenta con orgullo que su último fondo fue el 10 de enero, nunca tomó un gel y mañana va a ir a comprarse calzado para la carrera.

(y yo solo espero que sea solo una pantalla para no pasar vergüenza si abandona, espero que se haya reventado entrenando como se debe)

Subestimamos las carreras?

Cualquiera puede salir a correr, solo se requiere un par de championes en buen estado y un poco de tiempo, cualquiera se anota a una 5k a las pocas semanas de empezar a correr, porque: “5k no es nada” y luego ya quieren hacer una media maratón, una 42k y un half ironman..., todo antes de tener 3 años de experiencia como corredores.

Las carreras populares están haciendo que los uruguayos se muevan más. Tal vez gracias a ésto en 2020 tengamos menos diabéticos, menos infartos y un ahorro importante en gastos de salud.

Lo que no espero es que todo el mundo se largue a correr carreras de 10k, 21k y 42k sin prepararse, porque alguno la va a quedar arruinandole la fiesta al resto de la gente que si se preparó y que sí van a disfrutarla.

Todas las distancias son un desafío, para el principiante, terminar una 10k es un desafío, para el más experiente: terminarla en cierto tiempo tiempo es el desafío.
Y cuando ya dominas los 10k pasas a buscar distancias más largas… pero la cosa no se termina en 42km, las ultra maratones están creciendo, las carreras aventuras, los triatlones de larga distancia, etc …eventos que implican hacer ejercicio ininterrumpido durante 5-6 o más horas …

Hoy las inscripciones a carreras de larga distancia son cada vez mas masivas, como si fuera algo fácil, algo que que cualquiera es capaz de hacer sin mucha preparación, ni experiencia previa.

Las carreras largas tienen esa fama de despiadadas, distancias que te endulzan, que te hacen sentir súper fuerte al principio pero a los dos minutos te tienen en el piso y deseando que se termine ya. La larga distancia no perdona errores. Es una fiesta sí, pero no es un juego.

El objetivo más común parece ser simplemente “llegar” y “disfrutar”….y da la impresión de que poco importa el proceso previo cuando vemos a muchos que se sacan cartel de haber terminado una 10k o 21k sin haberla entrenado, habiendo arrastrado una lesión, corriendo en ayunas o pese a ser obeso, fumador o hipertenso sin control médico…. Y yo no veo una proeza en esos hechos, sino más bien una gran muestra de estupidez y soberbia humana 

Para llegar y disfrutar, es requisito prepararse. (esto está en la tapa del libro), debemos tener la humildad necesaria para aceptar hasta donde damos hoy, y no pasar ese límite sin preparación.

Cualquier corredor coherente te puede decir que para correr una 10k debes tener al menos 3-4 meses corriendo habitualmente y prepararte específicamente durante por lo menos 1 mes antes de la prueba….y que para terminar una maratón debes tener algunos años encima como corredor y entrenar un mínimo de 12 semanas para el evento, 5 veces por semana y 60 km semanales solo “para terminarla”.

Parte de subestimar las carreras también es minimizar el estrés que correr genera en nuestro cuerpo y no descansar, anotarse a cuanta carrera exista y correr cuando hay alguna lesión.

No es secreto que los mejores corredores compiten poco: 2 maratones al año como mucho. Si un tipo de estos que corren 42km en 2:15 considera que 4 horas y media anuales corriendo en maratón son suficientes ....¿porque nosotros (simples mortales) nos anotamos a 3 maratones al año sumando 9-14 horas anuales en carrera? y encima hacemos 12 carreras de 10k en el año mas, unas 5 o 6 carreras de de 21k, y varias de 5k en el medio.

Si todos los profesionales se toman un mes de descanso luego de las carreras largas, ¿porque te anotas a una 21k a las dos semanas de la 42k? ¿Acaso tenemos un poder de recuperación mas rápido que el atleta  keniata del elite?…

Ya sé que todo el mundo lo hace y no se lesiona y disfruta…pero las cosas como son: competir en una 10k a las dos semanas de una maratón no es ser fuerte.... es ser pelotudo, es subestimar el impacto que correr genera en nuestro cuerpo, es creerse con superpoderes de recuperación superiores al resto.

Correr es genial, y más si recién empezamos o mejoramos de golpe… lo más difícil es saber cuándo poner el freno de mano y decir: “hasta acá llegue si quiero llegar más lejos en el futuro”

No subestimar la distancia no solo implica entrenar de forma adecuada para el evento, también implica asegurarse que nuestro cuerpo está en condiciones de soportar tanto el entrenamiento como la carrera: y acá no solo entra la evaluación por cardiólogo, sino que nos interesa determinar si tenemos algún problema musculo-esqueletico que pueda verse agravado por el entrenamiento, si tenemos alguna enfermedad que pueda descompensarse por el entrenamiento o la competencia, o que pueda limitar nuestros objetivos de rendimiento, distancia, etc. 

“nunca conocerás tus límites si no te preparas de forma adecuada para alcanzarlos”

Se abre el debate, me gustaría saber que opinan del tema