martes, 1 de septiembre de 2015

Viaje a Cachi primera parte

"Caminante no hay camino, se hace camino al andar" (A. Machado)

9:30 despega el avión...  son cerca de 1700 kms para llegar a Cachi (de ahora en mas: el paraíso)... nos preparábamos para un día largo.

El primer tramo del viaje se pasó rápido, en 40 minutos aterrizábamos en Buenos Aires, teníamos tres horas de espera pero entre que hicimos la fila para los tramites de migraciones y despachamos nuevamente las valijas, cuando quisimos ver ya estábamos embarcando el avión que nos llevaría a Salta.

Asientos 13 D, 13 E y 13 F .... (atenti supersticiosos)

El avión se empezó a mover hacia la pista... sentimos un zumbido raro ... y el avión empezó a volver al lugar de origen ... tilin: "les habla el piloto..." No podían ser buenas noticias. Hubo un problema con el aire acondicionado y deberían repararlo antes de despegar...

Dos horas mas tarde despegamos, un poco nerviosos por los problemas del avión, bromeando que si íbamos a estrellarnos al menos que lo hiciera a la vuelta!, eran las 14:45.

Sobre las 17 llegamos a Salta, ya estábamos en la recta final del viaje!! El norte argentino nos dio la bienvenida con un veranillo, 32 grados a la sombra y nosotros vestidos de uruguayos en invierno!!.
En el aeropuerto tomamos el remis que nos llevaría 150km cordillera adentro, hasta Cachi.
No es una ruta fácil, serpentea por la montaña, con curvas cerradas, repechos interesantes y tramos por donde solo cruza un auto. Partes asfaltadas y partes de balastro.

Por suerte el chófer era un joven del pueblo, que se sabía de memoria la ruta y estaba recontra acostumbrado a trasladar atletas de todas partes hacia el paraíso… igualmente creo que se divertía bastante viendo nuestras caras a medida que el paisaje cambiaba desde un llano reseco a unas las montañas enoooormes y llenas de cactus.

Exactamente a las 20:02 llegamos a Cachi (Si…supersticiosos: capicúa). No sabíamos la dirección de la casa, pero el chofer sabia donde era, Cachi es así.

Cansados, pero ilusionados desempacamos y salimos a buscar algo para comer.

No sé si fue quimiotactismo, campos magnéticos o instinto, pero arrancamos a caminar derecho para la pista. Naturalmente estaba vacía (ya eran más de las 21), y oscura, porque no tiene luces: igual entramos!! nos agachamos a tocar el tartán…. trotamos unos metros…. y fuimos conscientes de lo que estaba pasando Estábamos en el paraíso!!!

Algo que ni se me cruzaba por la cabeza hace 3 años, ahora estaba sucediendo. Anoche pensaba que de haber sabido todos los lugares que iba a conocer, y todas las cosas lindas que iba a vivir gracias al atletismo habría empezado a correr antes!!

Conseguimos WiFi y nos pusimos al día con la familia y los amigos antes de dormir.

A mí la altura me da insomnio, me pasó lo mismo el año pasado en México… eran las 6 am y daba vueltas en la cama más despierta que un niño la mañana de navidad … Lau y Juancho dormían….a las 7 y poco me levanté, me puse los Saucony Guide y me fui a recorrer el pueblo.

A esa hora estaba frio, pero ya se veía el amanecer y el sol comenzaba a calentar. No hay una calle plana, todo es en subida y en bajada, encontré la escuela, el hospital, la plaza…. Iba de turista, trotando y sacando fotos… obviamente me perdí y corrí sin rumbo hasta que encontré una calle conocida y me ubique para volver a la casa.

Los primeros días van a ser tranquilos, hay que aclimatarse a la altura antes de empezar a entrenar fuerte. Aprovecharemos para conocer los circuitos para correr y encontrar otros atletas para salir en grupo, nos esperan 30 días para gastar suela!

Ya sé dónde voy a entrenar las cuestas

Ahora todos sestean… yo aprovecho el insomnio para escribir esta nota!


Continuará…